Cómo hacer una composta correctamente y de manera sencilla

Mejorar el aspecto y la salud de tu jardín está en tus manos. Sólo hacen falta unas cuantas capas de materiales orgánicos que, sin duda, tienes en casa, y utilizarlos de la manera correcta. ¿Suena complicado? ¡Te aseguramos que no lo es! Para que no mueras en el intento, a continuación te compartimos la forma de hacer composta de adecuadamente y de la manera más sencilla, para que pronto estés nutriendo tu césped y flores. 

Antes de empezar, es importante que te asegures de contar con un recipiente que fungirá como compostera durante este proceso, por lo que te recomendamos utilizar un material de cerámica. Luego, deberás identificar los alimentos compostables que tienes en el refrigerador. Nos referimos a todos los productos que tú y tu familia no alcanzaron a disfrutar antes de que llegara su fecha de caducidad o que, simplemente, se pusieron en mal estado. Así, verás que la composta es una gran manera de eliminar los desperdicios, pues podrás emplear:

  • Restos de frutas
  • Restos de verduras
  • Granos de café
  • Cáscaras de huevo
  • Restos de hierba y plantas
  • Hojas secas
  • Madera finamente picada 
  • Periódico triturado
  • Paja
  • Aserrín

¿Ya los tienes? Entonces podemos empezar. Iremos paso por paso.

1. Clasifica y combina materiales verdes y marrones: Los materiales verdes son todos los restos de cocina y restos frescos del césped y de plantas, que aportan nitrógeno a la mezcla. Los materiales marrones son todos los vegetales secos, hojas caídas, cartón, paja, periódico y residuos de madera, que aportan carbono. Antes de mezclarlos, asegúrate de tener materiales suficientes para llenar una pila de más o menos un metro de profundidad. Cuando los tengas, constrúyela mezclando tres partes de material marrón por una parte de materiales verdes.

2. Riega tu pila: Tu composta debe mantener la consistencia de una esponja húmeda. Para lograrlo, espolvorea sobre ella agua regularmente. Asegúrate de que tu pila se mantenga tibia; puedes utilizar un termómetro o simplemente el cálculo manual.

3. Revuelve tu pila: Es importante que mientras se mantiene en crecimiento, proporciones oxígeno a tu pila al menos una vez por semana girándola con un tenedor de jardín. El mejor momento para girar la composta es cuando el centro de la pila se siente caliente o cuando un termómetro lee entre 54 y 65 grados centígrados. Agitar la pila te ayudará a cocinar más rápido y evitará que el material se enrede y desarrolle olor. En este punto, las capas han cumplido su propósito de crear cantidades iguales de materiales verdes y marrones en toda la pila, así que revuélvela bien.

4. Alimenta tu jardín: Cuando la composta ya no emite calor y se pone seca, marrón y desmenuzable, está completamente cocida y lista para alimentar tu jardín. Agrega entre 10 y 15 centímetros de la mezcla en la siembra de flores y macetas.

Publicación más antigua Publicación más reciente