Menos basura y más ambiente en los festivales de música

A la altura de Glastonbury, Coachella y Lollapalooza, México tiene importantes festivales de música que son el deleite de todo melómano por traer hasta nuestras ciudades lo mejor de la música y de la fiesta al aire libre. Lamentablemente, estos eventos masivos vienen acompañados de enormes montañas de basura, principalmente generada por botellas de plástico y envolturas de comida.

La expansión de la responsabilidad medioambiental que todas las personas tenemos, ha hecho que los organizadores y asistentes de los festivales y conciertos tengan cada vez más en cuenta la importancia, no sólo de limpiar luego de llevado a cabo el evento, sino de reducir la emisión de basura para tener un menor impacto ecológico.

El mejor ejemplo lo ha puesto el Festival de Glastonbury, que en su edición 2019 prohibió la venta e ingreso de botellas de plástico de un solo uso, y llevó a cabo la venta de botanas y alimentos en empaques 100% compostables.

¿Te imaginas la reducción de basura que se lograría a nivel mundial, si todos los eventos musicales adoptaran esta y otras medidas amigables con el medio ambiente? ¡No esperes a que los organizadores impongan las reglas! A continuación, te compartimos cuatro fáciles maneras de disfrutar al máximo el evento sin hacerle daño al planeta.

1. Olvida las botellas de plástico: Cada año, un poco más de 3 millones de personas asisten a diversos festivales de música en el Reino Unido, produciendo unas 23mil 500 toneladas de basura durante el mismo período. De esa cantidad, se estima que el 70% termina en basureros comunes. Para reducir la huella plástica y siguiendo con el ejemplo de Glastonbury, sus organizadores tomaron la decisión de vender el agua y refrescos en latas, para que luego éstas pudieran ser recicladas, provocando que los realizadores de otros eventos importantes a nivel mundial voltearan a ver esta medida, y empezaran a implementarla.

2. Dormir en una carpa de cartón: Para quienes asisten a eventos multitudinarios que duran más de un día, volver a casa entre jornadas no es una opción, así que el kit de “acampar” es un infaltable a la hora de prepararse para el espectáculo. La mayoría de las carpas utilizadas para descansar están fabricadas con plástico, y por sus dimensiones, éstas equivalen a unos 8 mil popotes. Sin embargo, para sus dueños sigue siendo fácil y poco importante dejarlas olvidadas una vez terminado el concierto. Se estima que una de cada cinco de las carpas utilizadas termina en el basurero, contribuyendo a la huella plástica. Para reducir estas emisiones, lo mejor es utilizar carpas de cartón y llevarlas a casa una vez que la diversión termine, para que puedan ser reutilizadas o recicladas.

3. Usa bioglitter o evita su uso: Al igual que en carnavales y fiestas, es común que, como parte de la algarabía y diversión de los conciertos, sus asistentes utilicen brillos o glitters para adornar sus rostros. Se trata de pigmentos artificiales que contienen microplásticos. Al usarlos, éstos generan residuos que luego llegan hasta la flora y fauna marina, y que pueden ser comidos por los animales del océano. Así que lo mejor es que la próxima vez que necesites un poco de brillo, te asegures de que su origen sea biodegradable.

4. Transpórtate en autobús o transportes colectivos: Tanto para los “festivalers” como para el mundo en general, las emisiones de gases de efecto invernadero son una gran preocupación que expone la salud de todos. Así que viajar junto a otros o utilizar el transporte público para desplazarte es una medida de la que probablemente no notarás efectos inmediatos, pero que sin duda beneficia al medio ambiente.


Publicación más antigua Publicación más reciente