El reciclaje no es suficiente, reutilizar los desperdicios es lo de hoy

La palabra reutilizar hace referencia a darle una nueva oportunidad a un objeto o material que, aunque ya cumplió su propósito, continúa siendo valioso, útil y productivo, y que además tiene la capacidad de reemplazar el uso de nuevos materiales que implican, además de un gasto económico, el empleo de recursos limitados como el agua, el petróleo, la energía eléctrica, la madera, y muchos otros. 

Esto aplica tanto en el ámbito particular como en empresas de todo tipo: industrias, restaurantes, espectáculos artísticos… Reutilizar puede ser sinónimo de ahorrar grandes cantidades de dinero. 

La práctica de reutilizar impacta directamente y de forma positiva en el medio ambiente, pues una de sus características principales es la reducción de residuos, siguiendo la jerarquía de reducir, reutilizar y luego reciclar. En este punto, es importante dejar en claro que el reciclaje y la reutilización son diferentes, pues mientras que los recicladores transforman la materia prima de los artículos reciclados en otros nuevos, los reutilizadores no procesan los materiales, sino que mantienen los objetos fuera de los residuos y los llevan directamente a su nuevo uso. 

La remanufactura y la restauración son formas de tomar algunos componentes usados ​​y algunos componentes nuevos para "reconstruir" un artículo. Por ejemplo, es común que luego de agotarse, los cartuchos de tóner sean enviados a un fabricante para que se descompongan y reconstruyan utilizando algunas de las piezas originales que son reutilizables, y algunas piezas nuevas. Otros artículos comúnmente reparados o reconstruidos incluyen motores, cámaras de un solo uso, electrodomésticos y equipos electrónicos.

La reutilización es un medio para evitar que los desechos sólidos lleguen al basurero, y se trata de una gran forma de hacerlo, puesto que requiere menos energía y menos mano de obra, comparada con el reciclaje. Se trata de un método ambientalmente perfecto, ya que reduce la contaminación del aire, el agua y la tierra, limita la necesidad de nuevos recursos naturales, como madera, petróleo, fibras y otros materiales. 

Otro de los beneficios de reutilizar es que los materiales que pueden ser reutilizados es prácticamente ilimitada, y esto es útil en diversos ámbitos, por ejemplo: 

  • Construcción: Se pueden reutilizar herramientas, madera, vidrio de las ventanas, puertas, accesorios de iluminación, pintura, suministros y accesorios de plomería, piezas arquitectónicas, cercas, herrajes y muchos otros elementos necesarios para construir o renovar un edificio.
  • Muebles y suministros de oficina: escritorios, mesas, sillas, archiveros, estanterías, dispensadores de cinta, carpetas de cuaderno y otros equipos y suministros se pueden reutilizar en oficinas, escuelas, hospitales, o bien, ser desarmados para darle forma a nuevos instrumentos.
  • Computadoras y electrónica: las computadoras personales, impresoras, y televisores pueden reutilizarse en entornos comerciales y personales. Cuando ya no son útiles, pueden y deben ser enviados con profesionales técnicos capacitados para desarmar y reutilizar sus componentes electrónicos. Se trata de una importante práctica ecológica. 

Publicación más antigua Publicación más reciente